domingo, 18 de diciembre de 2016

Comidas navideñas ricas y saludables, por Rosa García, Naturópata

Seguramente en estos momentos te encuentras organizando las elaboraciones culinarias que vas a realizar para esta Navidad. Muchas personas que acuden a mi Gabinete se sienten especialmente preocupados por la alimentación que se verán socialmente invitados a consumir en estas fechas. En un próximo artículo detallaré qué trucos puedes seguir para que estos días no tiren abajo todo el esfuerzo dietético que llevas haciendo durante este tiempo, y así evitar perder bienestar.

Es cierto que en Navidad los menús que realizamos son más copiosos y pueden llegar a sentarnos mal, sin embargo, no pienses que todo lo que vas a comer no es sano, ¡al contrario! Muchos de los alimentos que ponemos sobre la mesa en estos días tienen muy buenas propiedades nutritivas.

Aquí tenéis algunos ejemplos de comidas navideñas ricas y saludables:

Galets: Son hidratos de carbono complejos que sacian durante más tiempo que otros alimentos. Nos aportan energía, y aunque deben ser consumidos con moderación para evitar un exceso calórico, se trata de un alimento navideño nutritivo.

Caldo: Como siempre, mejor si es hecho en casa. El caldo tiene excelentes propiedades saciantes y diuréticas. Puedes reducir mucho su contenido calórico al reducir la cantidad de carnes grasas y añadir un mayor contenido de vegetales.

Pavo: El pavo es una excelente carne blanca rica en ácidos grasos cardiosaludables, lo que lo hace especialmente interesantes. Se trata de una carne con poca grasa y pocas calorías. Además, tiene un alto contenido en vitaminas del complejo B. En Navidad, consumir carne blanca en lugar de roja te puede ayudar a mantener un estado de salud óptimo durante estos días.

Frutos secos: ¡Qué mejor acompañante para los principales platos que un buen puñadito de frutos secos! Como sabes, tienen una gran cantidad de efectos saludables para el corazón, ya que son ricos en grasas omega 3 y omega 6.

Pescados: Desde un salmón o bacalao hasta otro tipo de ejemplares con menos contenido graso. Estos alimentos tienen un buen contenido de hierro, proteínas de calidad y omega 3.

Setas: Pueden servir como acompañante suave y elegante. Además, constituyen un ingrediente con una buena fuente de potasio, proteínas y vitaminas del complejo B, ¡y aportan muy pocas calorías!
Chocolate: ¡Y llegamos a los postres, donde el chocolate siempre es el Rey! Se trata de un alimento que puede formar parte de nuestra dieta saludable de manera ocasional. Tiene propiedades muy interesantes: Es rico en bioflavonoides, los cuales tienen un gran poder antioxidante, antotrombótico y antiinflamatorio, por lo que nos protege cardiovascularmente. Además tiene ácido oleico, una importante grasa monoinsaturada que puede aumentar el colesterol bueno. Otra propiedad interesantísima es que contiene feniletilamina y alcaloides. El primer componente desencadena un estado de euforia y bienestar emocional, y el segundo ayuda al sistema nervioso a estar más activo y enérgico.

Elaborar un menú saludable está en tus manos, es mucho más fácil de lo que crees.

Por último, antes de acabar este artículo, me gustaría dejar un mensaje para aquellas personas a las que la Navidad ya no les resulta una fecha especial, ya que la melancolía de los que ya no están se apodera en estos días: La Navidad significa renacimiento, aprovéchala para estar contigo mismo/a, aprovecha estos días para reflexionar, para evaluar el año vivido y enfocarte y renovarte en lo que quieres para el próximo año. Crea tu Navidad, aprovéchala, adáptala a tus necesidades personales y posibilidades. Si te apetece leer un artículo en el cual reflexioné sobre este tema, te invito a que sigas este enlace.

Y si deseas cualquier asesoramiento individualizado, recuerda que puedes contactar conmigo mediante este formulario.

¡Felices Fiestas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada