jueves, 16 de marzo de 2017

No es responsabilidad de nadie más que del propio profesional Naturópata el continuar con la compleja tarea de modificar conceptos

La Naturopatía como profesión se va construyendo en España en un periodo reciente, a partir de 1984, tanto, como para que la sociedad no reconozca todavía socialmente esas señas de identidad propias. De hecho, la asignación de Naturopatía como denominación de profesión, todavía es actualmente difícil de escuchar incluso de algunos profesionales por la connotación peyorativa que en su momento se le asignó.

Las circunstancias actuales que enfrenta la Naturopatía española, dan oportunidad para la reflexión y el encuentro con la esencia de nuestra profesión.

Juntos, unidos en nuestros valores comunes de Servicio, Integridad y Profesionalismo, hacemos de nuestra profesión y de los Servicios Profesionales de Naturopatía que prestamos a la sociedad una realidad que vez es más reconocida y utilizada por la ciudadanía. Hoy día, vemos con orgullo como está creciendo nuestra profesión en muchos ámbitos.

Nuestra profesión, la Naturopatía, es tan antigua como la propia humanidad, que siempre ha utilizado remedios naturales para su salud. Desde entonces y durante siglos, nos hemos ido adaptando a los cambiantes contextos sociales hasta que hace algo más de un siglo iniciamos un largo y dificultoso camino de profesionalización, que todavía no ha culminado con el reconocimiento que nuestra profesión, la Naturopatía, se merece por derecho propio.

No es responsabilidad de nadie más que del propio profesional Naturópata el continuar con la compleja tarea de modificar conceptos, pero estos han de ser frutos del trabajo y representación social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada