viernes, 10 de marzo de 2017

Cuando se cumplen 37 años del fallecimiento de Itsuo Tsuda, la Organización Colegial Naturopática recuerda su vida y obra.

Cuando se cumplen 37 años del fallecimiento de Itsuo Tsuda, la Organización Colegial Naturopática recuerda su vida y obra.

Nacido en 1914 en una familia de samuráis, llegados a ser, con la modernización Meiji, capitanes de industria, se rebela a los 16 años contra la voluntad de su padre, quien le destinaba a ser el heredero de su fortuna. Negándose a seguir la vía que le han trazado, abandona a su familia, y se pone a vagabundear en búsqueda de la libertad de pensamiento.

En 1934, reconciliado con su padre, decide irse a Francia a emprender estudios. Seguirá la enseñanza de Marcel Granet, chinólogo, y de Marcel Mauss, sociólogo, hasta la guerra, y evocará en estos términos la importancia que tuvo esta formación en su trabajo ulterior en Europa :

“Me han enseñado,-escribe a propósito de sus maestros-, a extraer un hecho de contextos inextricables, a poner en duda los valores establecidos.”

En 1940, es movilizado y debe regresar al Japón.

Después de la guerra, mientras trabaja en Air France en Tokio, dirige su interés hacia los aspectos culturales del Japón, y estudia en particular la recitación del Nô al lado del Maestro Kanze Kasetsu.

Explicará en “Le Non Faire ”(“El No Hacer ”):

“El Japón, gracias a la distancia que le separa del hogar europeo, ha sabido conservar su autonomía cultural. Llamemos “filosofía de la acción” las bases que apuntalan sus tradiciones. La esencia de la acción es la respiración, el aliento, el ki”

Es también en los años de posguerra, hacia los treinta años, que Itsuo Tsuda empieza el aprendizaje del Seitaï con el Maestro Noguchi, formacion que dura unos veinte años. Tiene cuarenta y cinco años cuando encuentra al Maestro Ueshiba, el fundador del Aikido, de quien será el alumno hasta la muerte de éste, en 1969

En el prólogo de “Le Non Faire”, cuenta lo que ocurrió después:

“Desde el día en que tuve la revelación del “Ki”, del aliento, (yo tenia entonces más de cuarenta años), no cesaba de aumentar en mí el deseo de expresar lo inexpresable, de comunicar lo incomunicable. En 1970, a la edad de cincuenta y seis años, abandoné mi empleo asalariado y me lancé en una aventura sin garantía ni promesa. Después de haber recorrido los Estados Unidos, llegué a Paris.”

En Paris, empieza a escribir, se apasiona por este trabajo, y se pone a difundir sus manuscritos con los pocos medios de los que disponía; luego, un grupo de personas que había organizado una demostración en su favor en 1969, le invita a utilizar la asociación que han fundado, y esto le permite conocer mejor el clima de Europa, y tomarlo en cuenta.

En 1973, su primer libro “Le Non Faire” (“El No Hacer”) es publicado en el “Courrier du Livre”. La lectura de su calendario de cursillos de 1983, diez años mas tarde, da una idea de la actividad que desplegaba para iniciar a gente al Movimiento regenerador y a la Práctica Respiratoria del Maestro Ueshiba, un poco por toda Europa. Sin embargo, durante todos estos años, el Maestro Tsuda, fallecido en 1984, siempre consideró que lo esencial de su trabajo era escribir.

“Desde el día en que tuve la revelación del “Ki”, del aliento, (yo tenia entonces más de cuarenta años), no cesaba de aumentar en mí el deseo de expresar lo inexpresable, de comunicar lo incomunicable. En 1970, a la edad de cincuenta y seis años, abandoné mi empleo asalariado y me lancé en una aventura sin garantía ni promesa. Después de haber recorrido los Estados Unidos, llegué a Paris.”

Ha publicado nueve libros en francés: Le Non Faire (el no- hacer), La Voie du dépouillement (la vía del desprendimiento), La science du particulier (la ciencia de lo particolar), Un (uno), Le Dialogue du silence (el diálogo del silencio), Le Triangle instable (el triángulo inestable), Même si je ne pense pas ,je suis,(mientras no pienso, soy) La Voie des dieux (la vía de los dioses), Face à la science. (frente a la ciencia)

Fuente: Escuela Itsuo Tsuda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada